Presentación




La Coral Ciudad de Benalmádena (CCB), se fundó en septiembre del año 2001 como resultado del proyecto iniciado por un grupo de siete aficionados a la música, todos procedentes del mundo coral y entre los que se encontraba Óscar Luis Sánchez Valverde, nuestro director musical desde entonces. Noventa días más tarde, ofrecíamos nuestro primer concierto en un acto a beneficio de Cudeca y aquella noche, con uniformes prestados, supimos que ya no habría marcha atrás.
Desde entonces, en la CCB hemos centrado nuestro objetivo en la difusión permanente del canto coral, desde el rigor, la paciencia y el respeto por la música. Sabemos que la música coral no moviliza grandes masas y que, por tanto, siempre nos tocará a nosotros acortar las distancias que nos acerquen al espectador, con las necesarias dosis de iniciativa, perseverancia y esfuerzo, hasta hoy por fortuna, siempre proporcionales a las satisfacciones recogidas por el camino.
Partiendo de estos principios, hemos encontrado en los intercambios con otras agrupaciones y en los encuentros corales las mejores herramientas al servicio de nuestro crecimiento artístico y de la difusión periódica de nuestro trabajo, de tal forma que en la Semana Santa de 2002 pusimos en marcha el Encuentro de Polifonía Sacra, en octubre del mismo año el Encuentro Coral de Otoño “Benalmádena en Clave” (no se organiza desde el año 2013) y a partir de diciembre de 2005 el Encuentro de Navidad “Cantando junto a la cuna, con lo que cada año disponemos de varias oportunidades para presentar los respectivos programas temáticos de cada ciclo y nuestra capacidad organizativa, en estrecha colaboración con el Área de Cultura del Ayuntamiento de Benalmádena. Esta colaboración se vio refrendada en 2008 hasta 2013 mediante un Convenio de Colaboración que la CCB suscribió con el Ayuntamiento de Benalmádena. Se vio disuelto a finales de 2012 debido a la crisis económica generalizada, aunque ha sido renovado en 2017 hasta 2019. Estos convenios han representado hasta hoy no sólo el reconocimiento a una incansable y tenaz labor, sino el formal compromiso de apoyo a nuestra asociación y a sus actividades. 
Hemos lanzado otras iniciativas con la puesta en práctica de programas monográficos adaptados a las respectivas celebraciones anuales del Día Mundial de la Poesía, Día Internacional del Libro, Día Internacional de los Museos, Día Int. por la Paz y Día de la Música, entre los meses de marzo y junio.
En otros ámbitos, la Pascua de Resurrección es una fecha que también aprovechamos para colaborar con las distintas parroquias del municipio. Anualmente celebramos con nuestras corales hermanas, Coral Ciudad de Marbella y Coral Municipal de Casabermeja, dirigidas ambas por nuestro director musical, conciertos comunes y de convivencia entre las tres agrupaciones, principalmente por la Festividad de Santa Cecilia y, a partir de 2018, en Navidad. 
Asimismo nuestras iniciativas adquieren un enfoque más formativo mediante conciertos didácticos o conciertos comentados.
Al margen de este apretado calendario y en el escaso tiempo que nos suele quedar en los diez meses de actividad anual, no podemos olvidar las colaboraciones con otras asociaciones del Municipio, en conciertos benéficos, los viajes de intercambio y la participación de la coral en ceremonias nupciales.

En esta presentación hemos evitado la tediosa enumeración de fechas, nombres o lugares pero tampoco sería justo dejar sin mención algunos hitos, sus circunstancias y especialmente a las personas o instituciones que los propiciaron, contribuyendo, a veces sin saberlo, a nuestra historia, por lo que aquí queda el reconocimiento de la Coral Ciudad de Benalmádena a Carmen Vargas, Concejala de Cultura de Benalmádena en el periodo 2001-2004, al Rvdo. D. Francisco Cano, párroco de la Iglesia de la Inmaculada hasta 2006, a Manuel Sanchidrián y al Coro Vox Iuvenalis de Málaga, anfitriones de nuestro primer concierto de intercambio en la provincia (2002), a Matilde Fernández y a la Coral Municipal de Jaén por nuestro primer viaje por Andalucía (2003), a Isabel Bellido, la desinteresada creadora de nuestro precioso logo, a Miguel Ángel Garrido por ser nuestro circunstancial director en un emotivo Domingo de Ramos que no será olvidado, a la Coral Ossónoba de Faro y al Coro danés de Praesto, y a sus fantásticos gestores que nos abrieron las fronteras y propiciaron nuestro salto a Europa en noviembre de 2010 y 2017, respectivamente, y a la Coral Ciudad de Marbella por todo lo que nos une a ellos.

De este modo, casi sin darnos cuenta, vamos componiendo día a día la partitura de nuestra historia, disfrutando del privilegio de la música. Estamos comprometidos a seguir siendo anfitriones, invitados, colaboradores, organizadores, promotores, solidarios, didácticos, contratados, serios, alegres, solemnes o espontáneos y nos seguirán escuchando en conciertos, misas, bodas, actos institucionales, sociales, culturales, benéficos, académicos o promocionales.

Por todo esto, los que hoy formamos la Coral Ciudad de Benalmádena nos consideramos miembros de una asociación dinámica, cercana y abierta a los que estén dispuestos a participar de nuestros objetivos y a compartir nuestros proyectos.

 Bienvenidos y gracias por visitarnos.